Un mundo mágico

Una hoja en blanco delante de mí, y todo un mundo nuevo por descubrir.

Un mundo formado por luces y sombras, contrastes de industrialización y ocio, cultura y contracultura.

Un espacio multicolor donde podemos expresarnos libremente.

Una zona donde podemos compartir nuestra pasión por el arte.

Este idílico lugar existe; aunque hay que saber mirar para descubrir su verdadera magia.
Algunos quieren convertirla en una isla, porque creen que aquí van a encontrar su
tesoro, al igual que en la novela de Robert L. Stevenson. Y es por ello que donde algunos vemos recuerdos, ilusiones y nuevos proyectos, otros atisban montañas de dinero en forma de vastos edificios.

Nuestra particular isla del tesoro tiene forma de península y un nombre que puede sonar
tosco. Sin embargo, una vez que la conoces adquiere otro prisma y resulta ser diferente
y muy especial.

Mágica.
Esta magia te rodea e inspira cada vez que vas a Zorrozaurre.

No importa el número de veces que hayas ido a la Ribera de Deusto ya que en cada
visita descubres algo nuevo: un rincón, un pequeño detalle o algo que te inspira para
cambiar o mejorar tu mundo y lo que te rodea.

Sí, puede resultar ostentoso pensar que un lugar tenga la capacidad de mejorar
“el mundo”; sin embargo, ¿“el mundo” no está formado por los “mundos de cada uno”?
¿y nuestro mundo particular no cambia según nuestras vivencias y experiencias?

Estas experiencias hacen que crezcamos como personas y que apreciemos en mayor medida todo lo que nos rodea. Todos los detalles suman.

Y cada uno de estos “nimios” detalles forman nuestro ARTE.

Arte para vivir como pensamos y creemos, arte para expresarnos libremente, ARTE por los 4 costados, en definitiva.

¿No somos acaso todos artistas?

¿Artistas que esculpen sus sentimientos y emociones?

¿Artistas que escriben su propia historia?

¿Artistas que pintan sus recuerdos?

Artistas de nuestras propias vidas.

Nuestra vida está ligada a todo lo que nos rodea.
Y todo lo que nos rodea está ligado a nuestra vida.

Por ello, es muy importante rodearse de personas, lugares y espacios que nos remuevan por dentro; que hagan tambalear nuestro mundo interior.
Personalmente, puedo afirmar que no me tiembla la voz (o mejor dicho, la mano en elteclado) cuando digo que saber vivir es todo un arte.
Porque como dice la expresión “nadie nace sabiendo”.

Sin embargo, podemos aprender.

Aprender a vivir.

Vivimos aprendiendo.

Un aprendizaje que sigue una evolución continua y que podemos desarrollar de un
modo libre, sin prejuicios, ni críticas deconstructivas en lugares mágicos.

Porque la magia SÍ EXISTE.

Porque los lugares mágicos existen.

Porque Zorrozaurre existe.

Y allí puedes empaparte
del ARTE DE VIVIR.

Related Projects